Jorge, Maloles y Jaime - Los Nietos - Agosto 1982
Si algo tiene de bueno el paso del tiempo en vuestro caso, es que ha demostrado la permanencia de la sonrisa que entonces/ahora es capaz de iluminaros el rostro.